SALUD Y ESTILO DE VIDA

Los expertos en temas de salud, alimentación y bienestar en general, coinciden en lo que modernamente se ha dado en denominar “estilo de vida”, el cuál se basa en cuatro puntos que interactúan conjuntamente y por el orden de importancia que se relaciona a continuación:

HÁBITOS PARA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE
1.    Alimentación adecuada. Esto implica una ingesta de alimentos variada incluyendo todos los grupos pero con especial incidencia y la fruta y las verduras, sobre todo las verduras. Por supuesto también incluiremos una ingesta de legumbres variadas en diferentes ocasiones durante la semana. Lo ideal sería comer cantidades más bien pequeñas pero de alimentos muy variados, es decir, un poco de cada uno. Cada alimento aporta al organismo diferentes nutrientes, vitaminas y minerales, que el organismo necesita. Numerosos estudios y ensayos científicos han demostrado que el no  comer demasiado, más bien dejar nuestro estómago no saciado de alimentos en cada comida, influye en positivamente en nuestra salud.
2.    Sueño adecuado. Esto implica un sueño en el que cada noche alcancemos las fases profundas. En cuanto a la duración, esto depende de la edad y de cada persona en particular. Un niño necesita más horas mientras que un adulto entre 7 u 8 horas estaría bien. Algunos adultos con 5 o 6 horas han conseguido un sueño adecuado reparador. Los de edad más avanzada suelen necesitar incluso menos horas. Hay que destacar la importancia del sueño pues algunos tejidos y componentes de nuestro organismo se regeneran durante la vigilia.
3.    Deporte asiduo. Lo ideal es que realicemos ejercicio al menos tres veces por semana. Da muy buen resultado practicar algún deporte y lo ideal sería combinar más de uno de ellos, por ejemplo, pádel o tenis con bici o senderismo. No olvidemos que en cada deporte se ejercitan diferentes músculos. Una buena tabla en un gimnasio también dará buen resultado. Cada una de estas sesiones deberá ser de al menos una hora, en función de cada deporte. Para los que no son tan aficionados al deporte podría estar bien con andar a un buen ritmo (7 km/h) durante media hora cinco veces a la semana. Si realmente pretendemos hacer ejercicio y quemar calorías no debemos confundir ésto con pasear. Se trata de añadir un ritmo potente según nuestras facultades. Tampoco debemos olvidar que para los que no estén acostumbrado al deporte, si deciden iniciarse en alguno, esto hay que hacerlo de forma muy progresiva y muy poco a poco, acostumbrando a nuestros músculos y nuestro organismos muy lentamente, por ejemplo, a lo largo de un mínimo de tres o cuatro meses añadiendo cada vez un poco más de ritmo hasta conseguir el adecuado. De lo contrario nos podemos encontrar con lesiones desagradables. Para los que están muy acostumbrados, recordar que nunca es bueno forzar nuestro organismo demasiado, nunca más de lo que nuestro organismo bien acepte, en función siempre de nuestra edad.
4.    Combatir el estrés. Este último aspecto para muchas personas podría ser el más difícil de introducir en su estilo de vida, pues depende mucho de su profesión. Muchos trabajos requieren un componente de estrés importante además de muchas horas de dedicación, ciertas profesiones, trabajadores autónomos, etc. El deporte asiduo nos ayuda muchísimo a combatir el estrés. En algunas ocasiones y aunque esto a veces es muy difícil, pero debemos plantearnos un cambio radical en nuestra vida si estamos sometidos a demasiado estrés.
Visits: 104